Datos personales

Mi foto
Profesor del Departamento de Educación Física del INEFC-centro de Barcelona

Bienvenidos/as al blog

Después de unos cuantos años utilizando el material que encontraréis en este blog en mis clases del INEFC-centro de Barcelona para el alumnado especializado en la enseñanza de la Educación Física, ha llegado el momento de compartirlo con todos vosotros. Llevo mucho tiempo recopilando películas, series, programas de televisión, cómics, noticias de prensa, etc. dónde aparece la Educación Física. Por desgracia, muchas veces proyectando a la sociedad una imagen negativa de nuestra materia y del profesorado.

Este blog, de clara intencionalidad docente, pretende ser un espacio para la reflexión, la auto crítica, el debate, la formación, la enseñanza... pero también para la diversión. Estoy seguro que lo vais a disfrutar.

Muchas gracias por haberme encontrado y por seguirme

Importante: para visualizar mejor los vídeos, os recomiendo pulsar la pausa durante unos minutos para favorecer la carga del documento gráfico.

viernes, 22 de marzo de 2013

GONZÁLEZ, CARLOS: COMPETICIÓN O COOPERACIÓN... ¿incompatibles?


Acabo de venir de una jornada deportiva que organiza la escuela de mi hija (que tiene 9 años) anualmente dentro del horario lectivo y necesito compartir con vosotros una reflexión. El profesor de Educación Física ha organizado, entre otras actividades, una carrera alrededor de la escuela por ciclos. Es una escuela pequeña, de una línea y muy familiar. 

Bien, todos los niños y niñas participan... pero sólo ganan tres de cada clase: diploma de oro, de plata y de bronce. Los mejores. Los más rápidos. Los más resistentes. Los más... De 50 niños y niñas, sólo seis (tres de cada clase) se llevan la gloria y los honores de entrar en el pódium. A todos y a todas les dan una medalla por haber participado. En el entorno escolar... lo siento pero no; no compro. 

Y entonces me imaginaba la misma carrera, el mismo itinerario, la misma organización... pero en vez de que gane uno, ganen dos o ganen tres... que los minutos conseguidos por cada niño/a se sumen para conseguir un reto colectivo. Un marcador dónde cada uno aporte lo mejor de si mismo para el bien del grupo. Desde un punto de vista educativo, potente. El que corra más, aportará más y el que corra menos,  aportará menos pero el objetivo será común. El esfuerzo para sumar, está garantizado. En definitiva, cambiar el marcador individual por un marcador colectivo. Por supuesto, compro.

Perdonad pero... alguien tenía que decirlo

Que paséis unas merecidas vacaciones. Por lo menos, los recortes no han llegado a los "santos" diez días de estas mini vacaciones. Trabajando más por menos (con más alumnos por clase, con más dificultades, con más horas semanales de clase...) nos los merecemos!!!

Salud

5 comentarios:

Luis Almirall dijo...

Carlos, totalmente de acuerdo. Todavia te has dejado lo peor. La cara desencajadas de los niños después de dar dos vueltas al circuito a máxima velocidad por intentar superar al resto, ¿saludable? Cuando pasan sin parar al lado del alumn@ que ha caído y ni tan solo se paran por no perder sitio, ¿valores? O las discusiones en meta por ver quien ha quedado delante a lo foto finish ¿cooperativo?. Llevo años viviendolo con mis hijos en la escuela. Las cosas deberían cambiar. Una carrera saludable, cooperativa y que respirara valores. Gracias por tus reflexiones y un abrazo.

Txell Monguillot dijo...

Buenos días a tod@s,

Sí, totalmente de acuerdo con tu valoración Carles.
Des de mi punto de vista, el deporte escolar y la Educación física deben dibujar otro tipo de escenarios. Escenarios cooperativos, inclusivos, coeducativos, participativos, DIVERTIDOS, dónde ganar no sea el objetivo, dónde cada alumn@ pueda encontrar su lugar y tenga oportunidades de conseguir el éxito. Escenarios que enseñen al alumnado a aceptar y tolerar las diferencias, a animarse, a esforzarse de forma conjunta, a ayudarse, y sobre todo, que despierten en él las GANAS de practicar actividad física saludable de forma regular. Pienso que así podremos incidir en la consecución de una futura ciudadanía activa, participativa y saludable.

Saludos
Txell Monguillot

Josep Maria Piulachs dijo...

Buena reflexión.

Yo.. también compraría tu propuesta! ;)

belen dijo...

Ideas y propuestas como la tuya son las que de verdad ayudan a mejorar en nuestra profesión y en la educación.

Una educación que el alumno pueda llevarse a casa y a su día a dia. Hacer algo conjunto por y para todos. Una magnifica idea.

Gracias

peter dijo...

Yo también compro tu propuesta, Carles. Pero sigo reflexionando. ¿No habría que educar también a los niños escolares los valores de “ganar” y “perder”?. Creo que es compatible. Un niño debe de saber que puede ganar porque es el mejor, pero debe valorar a su compañero, que es más pequeño, y ha hecho una carrera incluso mejor que él atendiendo a sus diferencias de complexión o de edad ( por ejemplo). Enseñar que hay muchos “ganadores”. Y que ser “perdedor” no tiene por qué tener una connotación negativa. Se puede ir con la cabeza muy alta habiendo “perdido” supuestamente.
El que se gana a sí mismo cuando supera su marca personal, cosa que a lo mejor no ha hecho el “ganador oficial”. O el “perdedor” que llega a la meta teniendo una discapacidad física o psíquica. Hay que enseñar a los niños que ese “perdedor” es en realidad un “ganador”. Hablabas en tu titular del artículo de la incompatibilidad entre competición y coordinación; es compatible, o al menos debería serlo. Pero, ¿es compatible la competición con la educación de saber ganar y perder?. Yo creo que también es compatible, pero muy difícil de lograr.
¿Es tan ganador Vettel con un super coche, que el último equipo con una capacidad financiera inferior?. Si somos idealistas, podemos decir que ambos son ganadores. Pero ese sentimiento ideario también habría que transmitirlo a la sociedad. No son siempre campeones los que son primeros. No son siempre perdedores los que están detrás. Y se puede ser campeón absoluto en algo pero no en otro aspecto concreto.
En el reparto de medallas de tu carrera-ejemplo, podrían haber medallas al mejor estilo corriendo, a la mejor marca personal, al más esforzado, al mejor parcial, al mejor según edades, al mejor según peso, al mejor según sexo…. Todos serían “ganadores-perdedores”, todos podrían valorar la competición, ninguno debería sentirse frustrado.
Todos deberían estar contentos por haber participado.
La pregunta del millón es por qué este enfoque tenderá a desaparecer cuando la inocencia infantil dé paso a la agresividad competitiva del adulto.
Pero como decía al principio, también compro tu propuesta. Es una muy buena propuesta. ¿Seremos capaz de asumirla?
Peter